Imágenes de ángeles Cupido

06-jun-2018 - Lιℓ вαву descrubrió este Pin. Descubre (y guarda) tus propios Pines en Pinterest. 18-ene-2020 - Explora el tablero de Yenny 'Cupido dibujo' en Pinterest. Ver más ideas sobre Cupido dibujo, Dibujos kawaii, Dibujos bonitos. 26-may-2020 - Explora el tablero de Gabriela 'Cupido dibujo' en Pinterest. Ver más ideas sobre Cupido dibujo, Día de san valentin, Corazones. 292 Imágenes gratis de Cupido. 80 109 5. Hielo Helado Waffle. 116 147 5. Ángel Flecha Arco. 65 52 7. Cupido Nube Cielo. 20 6 23. El Amor Pareja Cupido. 71 97 2. Corazón Ala Amor. 37 42 27. Cupido Ángel Rose. ... Ángeles Corazón Cupido. 8 11 1. Mujer Sexy Muy Cabello. 19 9 3. Rosa Floribunda Flor. 6 6 0. Cupido Diablo Fuego. 13 11 0 ... 07-may-2020 - ¡¡¡COMPAÑEROS Y PROTECTORES ALADOS!!!. Ver más ideas sobre Angel de la guarda, Imágenes de ángeles, Ángeles y hadas. A través de la miles imágenes en línea referente Dimensiones Tatuajes De Angeles Cupido, selecciones lo mejor selecciones junto con Greatest resolución de imagen exclusivamente para usted, y ahora esto imágenes is uno entre Fotos bibliotecas en nuestro lo mejor Asequible Tatuajes De Angeles Cupido destinado a Tu amarás con respecto a ...

Cárcel: c

2020.05.08 20:29 DanteNathanael Cárcel: c

Ambos yacen tendidos sobre la cama, mirando hacia el techo, tratando de recobrar el aliento que se les escapa antes de que puedan aprovecharlo al máximo. Gotas de sudor son generadas en toda la extensión de sus cuerpos desnudos, expuestos por todos lados excepto por los pies, a los vientos recorriendo todas las habitaciones, una a una, checando cada uno de sus hijos en esperanza de tomar a uno entre sus brazos, marchito, hecho de polvo, de olvido, para llevárselo consigo. Ella se cubre con la blanca sabana donde minutos antes su trasero y su espalda sufrían de placer. Para él ambos tejidos son iguales en color, en textura, en promesa: un suave descanso para descender al infierno del inconsciente y poder enfrentarse a él. Su respiración ha disminuído, sus ojos se han cerrado bajo pesadas pestañas cansadas. Él ha pensado en pintarla en esa posición, fotografiarla bajo una suave luz difuminada, cálida, fondo negro, rodeada de ángeles con pergaminos llenos de tesituras indescifrables más allá del título 27 de diciembre.
Y de pronto, con la entrada del viento, se da cuenta que esta paz puede ser rota en cualquier momento. Voltea a verla, puede tocarla, se acurruca a su lado, pero los dragones en su interior siguen rugiendo, haciendo preguntas que no puede responder, y con cada segundo de silencio aumentando su necesidad de ruido, de vida—no puede estar quieto, pues siempre que lo hace la verdad empieza a caer sobre él, la verdad de su amor, de su inminente destrucción. Nadie podía separarla de él, más que él, y eso era exactamente lo que estaba haciendo. Trata de calmarse, la abraza, intentando dormir a su lado, mientras el viento se acerca más y más hacía él. En ese momento la despierta colocando su pene entre sus nalgas. Todo da a entender que solamente quiere seguir haciéndolo, pero la verdad es que es un desesperado grito de ayuda en incógnito, su ansiedad célula a célula estratificada en una penuria de velos que difractan su imágen hacía un espectro de fuerza y virilidad con patinas de insinceridad. Ambos lo sienten en sus corazones. Nunca quieren aceptar la verdad. Al estar juntos en ese momento todo parece tan sencillo, todo parece estar bien. Recuerdan en cada pujido el mantra de vivir en el momento, disfrutarlo por lo que es y dejar todo a un lado, pero sus cuerpos actúan ya por si solos frente a una inminente destrucción, el apocalipsis cayendo del cielo acompañado de labial, perfume, alcohol y mierda.
Cuando no lo ve es cuando seca rápidamente sus lágrimas. Sabe lo que tiene qué hacer, pero no sabe cómo hacerlo. Sabe que la ama, que la adora, y que el sentimiento es mutuo, pero todo lo que existe por encima es una profecía esperando pacientemente en las esquinas de cada habitación, en los lugares más obscuros de la sombra de los árboles, en los fondos de las botellas, en las moléculas de azúcar, de metanol, de ADH, de catalasa, oxitocina, serotonina, dopamina, noradrenalina, prolactina, placer, orgasmo, dolor, muerte, recuerdos, olvidos, promesas, mentiras, secretos encadenados en anillos unos sobre otros formando la base de la gran serpiente tragando su propia cola, listo para derramarse y envenenar cada lágrima, cada confesión, cada pequeño pedazo de verdad como una vil y bien planeada mentira. Así, el agente oxidativo del tiempo y su siempre activa promesa "más vale tarde que nunca," se convierte en la muerte irrefutable que siempre ha sido y que siempre habían tratado de convencerse no era así, que no era posible, que el amor prevalecería. . . .
Don Cupido tenía tiempo libre, siempre tiene tiempo libre, así que atraviesa la ciudad para sentarse en el diorama mental de Felipe, y empieza a ver una escena reconocida. La exposición de esta tarde, después de haberse despedido de ella y evadido el pensamiento de hacerse daño en secreto, aventarse a las vías en el momento más oportuno, dejando atrás una nota con mil disculpas escritas, en esperanza de que entendieran lo que pasaba, era "La crucifixión." De los cuatro vientos de la tierra llegaban dudas, insuficiencias, mentiras y sentimientos. El más temible de todos era el monstruoso Amor, que venía a reclamar al centro de la rosa, floreciendo apenas, enfermizo, cansado de haber nacido del deseo de proliferar su propia existencia, sobre el estado deplorable en el que se encontraba la tierra.
"En esta cláusula," señalando con sus garras negras, cutículas extendiéndose centímetros egocéntricos hacía los lejanos alcances de su obscuridad, el nombre de ella, "dice que la amas, y sin embargo," alzando ahora uno de sus brazos, tomando el sol y abriéndolo en dos, dejando caer un huevo obscuro, lleno de pequeñas manchas verdes, "sigues pisando el territorio del odio y de la miseria. Aquí no puede crecer ningún amor, en ti no puede haber algo tan puro si sigues escondiendo esto," y lo aplasta con una de sus grandes pezuñas, moviendo su cola como un perrito a punto de recibir un hueso, provocando un gran crack y un chillido demoníaco que hace en eco 6 vueltas por la extensión del horizonte. En ese momento la luz se va, y lo único que puede verse es el reflejo del alma en los ojos negativos de todos las legiones aquí para reclamar un pedazo de Felipe. En el completo anonimato de la negrura infinita, Amor sigue diciendo "nunca podrás ser perfecto, pero lo que eres ahora es repulsivo. Acéptalo y sigue adelante."
Al oír esas palabras, Cupido reconoce la obra, la había visto de forma mucho más primitiva y grotesca, una verdadera tragedia de Séneca, en su abuelo, Federico, y un poco más calmada, en su padre, Pedro. Pero esta era la primera vez que el centro de la rosa contestaba a cada una de las preguntas que se hacían entre la muchedumbre de puntos ardientes.
AMOR: Respóndele a mis hijos y nosotros te juzgaremos.
FELIPE: Me parece.
KETHER: ¿Estás dispuesto a enfrentarte a tu peor enemigo con tal de estar con ella?
F.: Si. Con quien sea.
Kether pone en sus manos un pequeño espejo.
K.: Dios te oiga.
BINAH: ¿Sabrás cómo enfrentarte a todo con calma, no culpando al enemigo, si no comprendiendo su posición, venciéndolo en la menor cantidad de movimientos?
F.: Así será.
Binah coloca en sus manos un marco circular de plata y cobre.
B: Dios te oiga.
CHOKMAH: ¿Podrás perdonar a tu enemigo y convertirlo en tu mejor aliado?
F.: Amen.
Chokmah deja caer en sus manos un palito de vidrio vacío.
C.: Dios te oiga.
GEBURAH: ¿Podrás castigar y apremiar cada comportamiento de cada persona que esté a tu cargo?
F.: Podré.
Geburah deposita suavemente en sus manos una botellita con un corcho.
G.: Dios te oiga.
CHESED: ¿Podrás oir las plegarias de tu corazón y del de los demás, para darles a cada quien lo que les corresponde?
F.: Si.
Chesed le da indecisa una pequeña cubierta ovalada de obsidiana.
C.: Dios te oiga.
TIPHERET: Yo, las estrellas de la constelación de Libra te hemos dado todo lo que podemos darte y conocemos ya la respuesta a nuestras posibles inquietudes. Solamente sigue adelante, hijo.
F.: Así lo haré, madres.
T.: Dios te oiga.
HOD: ¿Podrás, por más obscuro o ausente que sean el Sol y la Luna, brillar por tu propia cuenta?
F. Definitivamente.
Hod le da un paquetito lleno de pequeños clavos y tuercas.
H.: Dios te oiga.
NETZACH: ¿Podrás agradecer absolutamente todo lo que venga hacía tu, pues reconocerás que todo es para bien, y que las tragedias de la vida buscan simplemente pulirte?
F.: Claro que sí.
Netzach deja una gran perla sin nombre descifrable que parece contener a los espíritus de las luminarias dentro de si.
N.: Dios te oiga.
YESOD: ¿Podrás vencerme y hacerme tu fiel servidor no a base de amenazas, pero de amor?
F.: Cuenta con ello.
Yesod le da un magníficamente adornado manubrio hueco en forma de T, con las mismas decoraciones que el marco circular que le dió Binah.
Y.: Dios te oiga
Finalmente se presenta la última tempestad de la Mañana, Malkuth, sangrando, lleno de espadas y lanzas, ojos llorosos y derrotados. Se recuesta en los hombros de Felipe y levemente, apenas, puede decir
MALKUTH: ¿Podrás permanecer apegado a tu fe hasta verlo una realidad?
F.: Si, s— . . . si. . . .
M.: Entonces arma tu arma, que todas te hemos regalado, y preparate para la guerra.
Todas regresan a sus posiciones en el cielo, y a la luz de la ciudad, saliendo por fin del túnel, las lágrimas en su cara tienen que ser escondidas con un bostezo. En sus manos toma cada uno de los componentes. Coloca el tubo vacío en el orificio del manubrio, llenándolo del mercurio de la botella. Lo coloca bajo el marco circular y lo atornilla pacientemente. Se baja de la estación y sigue construyéndolo mientras camina. Coloca dentro del marco el espejo, lo fija, y después coloca la tapa de obsidiana, fijándola también. Finalmente coloca la piedra con el último tornillo, en lo alto del espejo, y se da cuenta que es efectivamente eso, un bello espejo, su arma, su salvación, un espejo. Donde fuera que lo apuntara, lo único que podía ver en él era su corazón.
Impasible—tratando—confía en que todo es posible, todo puede ser, especialmente algo que otros han logrado. En sus labios las palabras "no estoy listo" tenían meses descomponiéndose. Y cuando por fin las pudo oír saliendo de ella, se da cuenta que realmente no lo estaba, que arriesgarse de esa manera, sin sinceridad, sin decir nunca lo que verdaderamente sentía, sin aceptar sus debilidades, era lo que lo tenía tan muerto como desde hace años, a pesar de haber encontrado a alguien por la cual esforzarse a salir de su Miseria. Todo el daño que le había hecho, la confianza que había perdido, el amor que convirtió en odio, no fueron otra cosa más que su culpa, y ahora, lo único que le quedaba hacer era caminar solo, con la tribulación de su mundo colapsante, la indescriptible añoranza de sus ojos despegándose más y más de los de él, crujiendo todas las articulaciones de un cansado corazón a punto de caer en el olvido y el rencor, el destino riéndose por haber mostrado una promesa y no haberle dicho que todo se iría al carajo. . . . Sabía que no era tiempo desperdiciado. Finalmente estaba aprendiendo y cada día estaba más seguro que todo esto se trataba de él, pero el miedo nunca dejó de ser, y nunca dejaría de serlo.
Por su mente, llegando a casa, acostado, solo, sin mensajes de nadie en su celular, corrían todos sus pensamientos autodestructivos. Pero si ya lo hizo una vez, lo volverá a hacer. Ella no merece lo que le das. Tiene ya demasiados problemas y tú eres uno más de ellos. No te habla porque tiene mejores cosas que hacer que preocuparse por ti. Nunca te abraza porque todo es una mentira. Nunca te menciona ya nada porque habla mejor con él. Solamente está contigo por lástima, realmente te dejaría solo si pudiera hacerlo. . . .
Sale de su habitación y se sienta en la sala, esperando a que algo suceda, a que algo caiga del cielo. Finalmente llega su madre de la cocina, y sin realmente pensarlo, dice:
"Madre, tengo algo que contarte."
Linda se detiene en el umbral de la puerta, dejando caer una pequeña mirada al suelo, y sin voltear, le dice que lo acompañe.
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


cupido dia de San Valentin - YouTube ¿Te gustan los ángeles? mira estas fotos Dibujos para San Valentin 2/3 - Dibuja un ángel cupido Tatuajes De Angeles Jose Flota- Cupido Angel de Amor CUPIDO GALERIA DE FOTOS CONOCE A LOS ÁNGELES - Textos e imágenes angelicales ... angeles seres de luz y amor - YouTube imágenes de amor '14 de febrero'

29 Tatuajes De Angeles Cupido . Tatuajes.design

  1. cupido dia de San Valentin - YouTube
  2. ¿Te gustan los ángeles? mira estas fotos
  3. Dibujos para San Valentin 2/3 - Dibuja un ángel cupido
  4. Tatuajes De Angeles
  5. Jose Flota- Cupido Angel de Amor
  6. CUPIDO GALERIA DE FOTOS
  7. CONOCE A LOS ÁNGELES - Textos e imágenes angelicales ...
  8. angeles seres de luz y amor - YouTube
  9. imágenes de amor '14 de febrero'

💘 Imágenes de Amor para San ValentÍn, día de los enamorados ... amor cupido - Duration: 0:22. CorreoMagico 16,231 views. 0:22. La leyenda de Cupido - Duration: 2:43. Muy Interesante ... bebé cupido de angelito que hace todo por juntar parejas del dia del amor Y Un hermoso poema de amor - Duration: 2:04. Octavio -Granados 8,566 views. 2:04. SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL: https://www.youtube.com/channel/UC06hapPRdbPD2XXnbxNwwag/ Los ángeles han estado y están siempre cerca de nosotros. Ellos nos tie... CONOCE A LOS ÁNGELES - Textos e imágenes angelicales. - Duration: 2:27. Editorial Sirio 98,340 views. ... El Ángel de Dios que Mató a 185,000 Humanos En Una Sola Noche - Duration: 15:04. cupido,dia de san valentin,14 de febrero, duele enamorarse Dibujos para San Valentin 2/3 - Dibuja un ángel cupido. Tatuajes De Angeles: http://MejoresTatuajes.com/ Tatuajes De Angeles, Videos de Tatuajes De Angeles, Fotos de Tatuajes De Angeles, Imagenes de Tatuajes De An... este video esta dedicado a los seres de luz quienes nos acompañan siempre .con una suave musica que nos permitira relajar y ponernos en contacto con nuestro ... Cañaveral, Los Askis, Aarón y su Grupo Ilusion, Los Angeles Azules, Los Angeles de Charly, Yaguaru - Duration: 1:55:38. Mary P. Doyle Recommended for you